Protegiendo tu rúter

¿Dejarías la puerta de tu casa/empresa abierta cuando te marchas? Obviamente, no. Más bien, tendrías una buena cerradura y te asegurarías de que la puerta está bien cerrada, hay quien incluso la zarandea suavemente para asegurarse antes de marchar.

Sin embargo, hay otro acceso a tu hogar/empresa al que frecuentemente no damos la importancia que tiene, fundamentalmente por desconocimiento. Nos referimos al rúter, ese pequeño aparatito que nos instala nuestra operadora de servicios de Internet y al que no prestamos mucha atención mientras funcione correctamente. El rúter es la puerta de entrada de Internet a tu casa. A él están conectados todos los dispositivos de tu hogar: ordenadores, teléfonos móviles, televisión y los electrodomésticos del hogar, sin olvidar las consolas de juegos y las cámaras que podemos instalar en casa por seguridad e incluso el pequeño robot que barre el suelo.

El peligro de no proteger debidamente nuestro rúter podría significar que cualquiera con unos mínimos conocimientos, podría acceder a nuestra casa. En el mejor de los casos quizás sea un vecino que aprovecha nuestra wifi para no pagar Internet. En los casos más extremos, quedamos expuestos a gente sin escrúpulos que pueden utilizar maliciosamente la información recabada a través del rúter, incluidos datos bancarios.

Nuestro objetivo es ofrecer unos sencillos consejos para que puedas proteger tu rúter y así ganes tranquilidad. Vamos con ellos:

  • Cambiar el nombre de la red. Elegir un nombre que no tenga nada que ver con la vida y costumbres de los habitantes de la casa.
  • En los rúters más modernos el usuario es siempre ADMIN y no hay posibilidad de cambiarlo (al menos por el momento)
  • Es necesario cambiar la contraseña del rúter, cuanto más larga mejor, con un mínimo de 12 caracteres y utilizando mayúsculas, minúsculas, números y símbolos. En este artículo te contamos cómo hacer contraseñas seguras https://www.serproseg.es/como-conseguir-la-mayor-seguridad-en-tus-contrasenas/
  • Cambiar el nombre de la wifi. Como en el caso de la red, debe ser un nombre totalmente aleatorio.
  • Cambiar contraseña de la wifi. Con las indicaciones anteriores para las contraseñas. Hay una posibilidad de que el nombre de la wifi quede oculto, pero no recomendamos esta opción porque es mucho más fácil hackear la wifi.
  • Cada dispositivo que puede conectarse a un rúter tiene un número identificador que se denomina dirección MAC, es como el DNI del dispositivo. Para mejorar la seguridad de un rúter podemos crear una lista de los dispositivos, añadiendo su dirección MAC, para controlar los que pueden (o no) acceder a nuestra red.
  • Es recomendable cambiar las contraseñas cada dos meses porque continuamente tenemos ataques a nuestro rúter y vecinos que pueden querer aprovechar nuestra wifi.

Esperamos que esta información te haya sido útil y valores seriamente la protección de tu rúter. Siempre es mejor que seas tú quien cambie la contraseña y no esperes a que alguien la cambie por ti.

Compartir en:
Ir arriba