¿Por qué es tan importante registrar mi marca?

Para la mayoría de las personas que deciden iniciar un negocio, registrar la marca no es algo prioritario. El hecho de no entender la importancia de tener la marca registrada y de tener que hacer frente a una inversión para emprender el negocio, en algunos casos, bastante importante; hace que “dejen para más adelante” el registro de la marca.

Es por esto, que nos gustaría contarte los pros que tiene registrar tu marca y los peligros a los que te expones si no lo haces.

La marca es un importante activo de la empresa (se puede alquilar, vender, traspasar, hipotecar y legar) fundamentalmente crea un valor añadido a tu empresa. Garantiza que los consumidores distingan tu producto o servicio.

En caso de no estar registrada la marca, no es nada, no existe, (no tiene papeles) por consiguiente no tiene honor, cómo podríamos defendernos ante injurias, etc., no podríamos porque, al no existir, no puede defenderse y quedarían las injurias escritas en Internet donde, para nuestros clientes y lectores, quedaríamos vilipendiados, esto nos haría un flaco favor a nosotros, a nuestra empresa y a nuestro producto o servicio.

Una marca registrada es mucho más importante que el registro mercantil de una sociedad, referente a Internet, dominios, redes sociales, etc.   Una marca sin registrar no concede derecho alguno a quien la utiliza, corriendo el riesgo de que la marca que utilizamos ya este registrada sin que lo sepamos y en cualquier momento recibamos una notificación prohibiéndonos el uso de ésta, además de poder pedirnos una indemnización por el tiempo que la hemos usado (en Internet se escribe con tinta). Además, habríamos perdido toda la inversión realizada tanto en publicidad, Internet, rótulos, etc.

El registro de una marca es un proceso complejo que pasa por distintos estadios, dura varios meses y puede ser rechazado por distintos trámites, desde la propia Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) como por cualquier titular de otra marca que vea peligrar su activo.

Por estas razones lo más recomendable, es contratar los servicios de una empresa especializada que conoce el proceso y se encargue de hacer todos los trámites de la manera adecuada y una vez que te entregue el título de marca registrada, la cuide y proteja durante los 9 años restantes de vida que tiene el titulo y cuando pasen, te recuerde que hay que renovarla, ver si hay que cambiar el logo, etc., en definitiva, actualizarla para otros diez años.

Nuestro mejor consejo: “Registra tu marca lo antes posible, protege tu negocio y tu inversión”

Compartir en:
Ir arriba